¿Me acostumbraré a Invisalign?

Quiero poder hacer vida normal a pesar de llevar ortodoncia…

Ese es el reto, el sueño de todos los que llevan ortodoncia, que sea tan cómodo que se olviden de que la llevan, y que sea tan invisible que los demás no se den cuenta de que está ahí. Parece ciencia ficción, pero es muy real.

Con Invisalign, nadie que tú no quieras sabrá que llevas ortodoncia!

¿Es tan cómodo como dicen?

Tus Invisaling son súper-cómodos

Elaborados con un material plástico suave y liso, el tacto de los alineadores Invisalign te resultará muy natural y no te provocará ningún tipo de molestia, ni llagas o heridas…

Las férulas Invisalign se adaptan perfectamente a tu boca, ya que son diseñadas a medida. Se adaptan como un guante a la biometría de tu boca y cada 2 semanas te pones una férula completamente nueva.

¿Podré quitármelos cuando quiera?

Alineadores de quita y pon, para que disfrutes de la vida

Por fin una ortodoncia 100% extraíble!

Una de las principales ventajas de Invisalign es que podrás quitártelos cuando te apetezca: para comer, para una reunión importante, para una cena romántica… Podrás quitártelos para comer y para lavarte los dientes, con lo que lograrás mantener una perfecta higiene bucal y evitar las inflamaciones y el mal aliento habituales de otros sistemas de ortodoncia.

Quitártelos es muy sencillo, bastará empujarlos con los dedos de la mano para desencajarlos y extraerlos.

¿Podré hablar con normalidad?

Invisalign son súper-finos y se adaptan a los dientes como una segunda piel

Los tratamientos de ortodoncia tienden a afectar el habla, lo que resulta muy inconveniente para pacientes adolescentes y adultos con una profesión de cara al público…

Invisalign sin embargo, resulta mucho menos invasivo que otros sistemas, dado que se trata en realidad de una funda finísima (férula) que se coloca sobre los dientes: nada de alambres, nada de brackets. Tras un ligero “ceceo” inicial, la boca se acostumbra totalmente a los alineadores y, como opinan la mayoría de pacientes, se recupera la naturalidad en la vocalización.