¿Qué ortodoncia escoger?

¿Es mejor usar brackets, ortodoncia lingual o Invisalign?

No hay ninguna técnica 100% mejor que todas las demás.

Brackets de metal, cerámica o zafiro, brackets u ortodoncia lingual, ortodoncia invisible Invisalign… cada una de las técnicas será óptima en función de las particularidades de cada caso concreto.

Corresponde al dentista tomar la decisión correcta, evaluando las ventajas e inconvenientes de cada una de las técnicas, las características y detalles de tu caso, sensibilidad bucal, duración del tratamiento, relevancia del aspecto estético, presupuesto, etc.

Ortodoncia fija: brackets

De metal, cerámica o zafiro, ningún otro sistema es tan potente y tan barato, pero…

Brackets de metal

Brackets de metal (acero inoxidable, etc) de alta calidad.
Su ventaja principal es que son los más eficaces en casos muy complejos, y además los más baratos. Los hay en versión autoligable (Damon, etc), y también con elásticos y gomas de colores.

Su principal problema es que son muy antiestéticos y resultan incómodos, no pueden retirarse, son difíciles de limpiar, producen heridas, etc.

Brackets estéticos de porcelana o zafiro

Brackets más disimulados, menos visibles…
Brackets de plástico o porcelana, que vienen en color blanco opaco.
Brackets de zafiro, translúcidos (semitransparentes). Existen también arcos metálicos recubiertos por plástico blanco.

Resultan menos antiestéticos, pero siguen siendo incómodos, no pueden retirarse, son difíciles de limpiar, producen heridas, etc.

Brackets linguales

Brackets linguales, no visibles desde fuera. Los brackets linguales se ocultan detrás de los dientes y por eso son “invisibles” cuando sonríes. La técnica de ortodoncia lingual más avanzada es el sistema de la marca Incógnito.

Son invisibles, sí, pero están ahi, resultan incómodos, no pueden retirarse, son difíciles de limpiar, producen heridas, etc.

Ortodoncia removible: Invisalign

Alineadores plásticos invisibles, cómodos y removibles

Ortodoncia invisible y removible… ¿cómo funciona?

Invisalign sustituye los brackets de metal por alineadores o férulas de plástico transparente, que se colocan como si fueran una funda en la arcada superior o inferior, y fuerzan a los dientes a recolocarse igual que lo harían unos brackets. En cada revisión, el ortodoncista en lugar de ajustar manualmente los brackets, entregará al paciente unos nuevos alineadores Invisalign, diseñados mediante un software de simulación 3D.

Las ventajas de Invisalign son brutales: no sólo son transparentes sino que además son removibles, y puedes quitártelos siempre que quieras para comer o salir a una cena. Resultan mucho más cómodos, no producen llagas ni heridas, puedes lavarte bien los dientes, acortan tus visitas al dentista, etc.

Se cree que Invisalign sólo es apto para correcciones ligeras, pero esto no es así: Invisalign mejora día a día y es capaz de corregir casos de gravedad media sin problemas. Aquí cobra importancia la experiencia del propio ortodoncista, claro.